LA FAMILIA


Qué es y qué no es

 

 

QUÉ  ES :

 

 

La familia es la base social y fundamental de la civilización del amor.

La familia es la célula original  de la vida social. Es la célula primaria y principal en la evolución de la sociedad.

La familia es la sociedad natural donde el hombre y la mujer son llamados al don del sí en el amor y en el don de la vida.

La autoridad, la estabilidad y la vida de relación en el seno de la familia constituyen los fundamentos de la libertad, de la seguridad, de la fraternidad en el seno de la sociedad.

La familia es la comunidad en la que desde la infancia se puede aprender los valores morales, comenzar a aprender y vislumbrar la trascendencia de la vida, y usar bien la libertad.

La vida de familia es iniciación a la vida en sociedad.

Expuesto, en síntesis, lo que creo, que es la familia, derivemos hacia lo que se ve en la sociedad, que puede ser lo que parece que quiere ser llamado “familia”, pero que no lo es. Y analicemos algunos términos importantes al respecto.

El hecho que en algún momento redundemos más en la expresión de familia tradicional, es para entendernos mejor en cuanto a la familia que defendemos en estas reflexiones.

No obstante, no deberíamos utilizarla con frecuencia, y hacerlo con cuidado, ya que podríamos estar dando cancha de aceptación a otros modelos de uniones y relaciones humanas, que se quieren denominar familia, cuando en verdad para nosotros no lo son.

 Podríamos, inconscientemente, ayudar a querer desvalorizar la institución natural de la familia, y el término con el que positivamente siempre le hemos designado.

Si se ignora la profundidad antropológica, social y trascendente de conceptos como  naturaleza, persona y familia, y se cambia sus significados e interpretación, la confusión puede llegar a donde queramos, hasta límites insospechados...

Los expertos de la gran Comunidad Humana, y a lo largo de todas las épocas, han estado de acuerdo en lo que la familia es, una vez estudiada bajo todos los puntos de vistas científicos posibles, y a nivel mundial siempre coincidieron en conclusiones similares: La Familia es el lugar primordial de la solidaridad, de la cercanía, de la protección, de la propia supervivencia para el presente y futuro de la persona.

Estamos viviendo un fenómeno terrible de disociación de los conceptos: naturaleza,  persona y familia.

La naturaleza humana la integra un cuerpo y un alma, juntas y actuando son la persona. Son indivisibles e indisociables.

La definición de persona humana, dada en el Siglo VI, por Boecio; sigue siendo hoy tan valida como entonces:”Persona es una sustancia individual de naturaleza racional”.

Desde el momento que separamos, en muchas  y diferentes parcelas, para su estudio científico por los diferentes campos de las ciencias experimentales, y sin conexión unas con otras para estudiar el todo,  el concepto de naturaleza de la persona se disgrega, se fractura, y entonces es fácil poder manipular el significado de lo que representa hasta hoy, el termino familia, siendo interpretado a gusto de cada cual.

Es cuando aparece la  pluralización de las diversas formas de relaciones humanas de carácter afectivo y asexuado que nuestra sociedad quiere llamar familia. Erróneamente a la unión de los dos miembros de estas parejas de hecho, su  unión/relación, se le quiere denominar, legalmente, matrimonio.

Existe una familia donde al menos exista una pareja heterosexual, hombre y mujer, que se quieren a través de una unión  matrimonial, y abierto a la procreación..

La familia ha estado sustentada por unas creencias trascendentes y sobrenaturales, la unidad de vida y la coherencia a sus ideas, esto ha fortalecido a la institución por encima de tormentas imprevistas. Seamos fieles y optimista a  esta familia nuestra, ya que en su semejanza es fiel imagen a la esencia trinitaria  de nuestro Creador 

 

 

QUE  NO  ES :

 

 

La familia no es un ente social, de origen artificial, que han desarrollado la especie humana.

Tampoco es un ente que por razones de intereses  prácticos se lleguen algún momento  a un acuerdo o contrato social para organizarse colectivamente.

Tampoco es un ente comercial, en virtud a ese contrato social de colectividad, cada ciudadano renuncia a parte de sus derechos y los cede a una autoridad social, que se compromete a garantizar algunos bienes colectivos.

 

Quien no entienda lo que verdaderamente es el Matrimonio y el Unión/Amor Conyugal (explicados  anteriormente en sus diferentes apartados) y además se informe con criterio que es la ideología de género, no entenderá nunca que es la familia y que representa y ha representado para nuestra sociedad mundial hasta ahora.

Y aun mas grave, no sabe a donde  vamos a ir a parar si no paramos la ideología de género, verdadero cáncer de destrucción del Matrimonio, del amor conyugal y finalmente de la familia.

 

No comprender la profundidad de los verdaderos significados y  conceptos de las palabras,  convierte la terminología de las cosas en un sentido.

Se vive una falsa realidad cuando cada cual trastoca, cambia e interpreta el significado de las palabras, según sus apetencias e ideales.

 

En Occidente pulula la idea de que ya no existe la familia tradicional. Lo que existen son diferentes modelos de familias.

 

Se trata de romper la universalidad de lo que hasta ahora hemos llamado familia. Romper todo aquello que pueda esclarecer lo que hasta ahora eran lazos familiares.

 

Mostrar como obsoleto y desfasado el modelo tradicional, por modelos  donde imperan las relaciones humanas, en diferentes contextos, y según cada diversas circunstancias.

 

Las corrientes feministas norteamericanas de la década 1960, trataron principalmente en desvirtuar el concepto naturaleza de la persona preferentemente en la mujer. 

 

Conseguido esta disociación era ya fácil mutilar y reconvertir el termino familia tradicional en  modelos diverso de relaciones humanas afectiva y asexuadas de lo más variopinto, según las apetencias de uniones de cada cual. Lo más triste de esta aberración es querer seguir llamando familia a estos modelos, con leyes jurídicas que lo amparan..

Las uniones sociales de relaciones humanas afectivas y asexuadas que amparándose en la legislación vigente, queriéndose llamar  familia, desean crearse en nuestra  actual sociedad, como consecuencia de ideologías que empíricamente se formularon en el siglo XIX, y han hecho mecha desde la década de 1960 en USA, la llamada ideología de género, no buscan la potenciación de la unidad familiar básicamente.

Antes bien, están por la labor de destruir el sistema familiar básico, que hasta ahora nos ha servido para el  desarrollado la humanidad.

 

Es la imposición de la  cultura de la utilidad (el utilitarismo) y la búsqueda del placer (materialismo sensual) tratando de arrinconar los valores más humanos, como son la libertad, la verdad, la justicia, el amor, la amistad…que tradicionalmente han servido de base para el desarrollo integral de la persona.

El utilitarismo aplicado a la vida familiar genera un egoísmo compartido por todos sus miembros. Eso ya no es Familia.

 

Detrás de todo esta marabunta ideológica, subyace un cambio total de la sociedad, cuyas consecuencias finales empezamos a vislumbrar, pero inimaginables a donde nos puede llevar en una par de generaciones más.